Antecedentes Históricos de Cooperativa Maimón

Maimón una tierra rodeada por un matiz que se mezcla entre minas y montañas, gente laboriosa y emprendedora, actividad comercial y al mismo tiempo los colores de la urbanidad y calor de las sonrisas amables que nos distinguen. Con calles serpenteantes de trabajo y progreso, Maimón es un Pueblo de gente que se levanta antes que el sol y no para su labor hasta que la noche arropa esta pequeña ciudad que está postrada ante los ojos de Dios y la luna nocturna que cruza la línea céntrica de nuestro hermoso país.

Entre sus atractivos están las coloridas calles vestidas de comercios que se concentran en sus calles: pequeños establecimientos improvisados que conviven con las tiendas más modernas ofreciendo todo tipo de productos en un animado bullicio que hace que salir a
dar un paseo sea toda una aventura.
Cooperativa Maimón con merecido orgullo rebasa la línea de su primer cuarto de siglo. Desde los cimientos como una obra que inicia con una idea, una invención de la mente, algo que puede ser posible, pero que no ha sido plasmado en el cuadro completo, sus obreros se dedicaron día a día con visión y sudor en sus frentes para plasmarles años de prosperidad y progreso a quienes junto a ella han ido trazando la línea solidaria de la cooperación y la fe en los principios cristianos.

En los inicios fue desdeñada por muchos la que hoy se ha convertido en la piedra angular del Municipio de Maimón. La institución cuyo nombre representa esperanza y progreso para cada maimonense que orgulloso pronuncia el nombre de su Cooperativa como el emblema de nuestro p
ueblo.

Nacida en una época de duras experiencias para el sector económico y de trauma social para el entorno circundante, debido al descrédito que para este entonces rodeaba a las instituciones financieras. Nos erigimos como una pequeña semilla que yergue tímida sus hojas, pero bajo el manto del Altísimo “lo pequeño es hermoso” (tal como escribiera Ernesto F. Shumacher (febrero 1974)), puesto que descubrimos y aprendimos en este trayecto que nos ha impulsado a ser “grande
s”, tomando en cuenta no en dónde estamos sino de dónde venimos, que lo importante en la esencia del ser humano es su naturaleza de servir a quienes están en su entorno.

La manera más noble de engrandecernos es ayudar a otros. Nuestra filosofía del progreso es estimular el progreso en nuestro entorno, he aquí el alma de la Cooperación, el sentido de nuestra existencia y la razón de por qué somos grandes.

Porque hemos tenido la oportunidad de oponernos a una realidad bilateral que a unos les favorece y a otros les es adversa.